PATROCINADO POR

GALARDONAMOS AL GIJONÉS DEL AÑO

El premio “Gijonés del año” se otorga cada año a la personalidad de Gijón más destacada dentro de los ámbitos empresarial, cultural, político, artístico o social.

ENRIQUE FIGAREDO ALVARGONZÁLEZ

“GIJONÉS DEL AÑO 2022”

Reunido en Gijón en el Roblo de Castiello el Jurado del Premio Gijonés del Año, convocado por la revista Vivir Gijón e integrado por: Maria Calvo, presidenta de la FADE; Paz Fernández Felgueroso, presidenta del Consejo de Comunidades Asturianas y ex alcaldesa de Gijón; Félix Baragaño, presidente de la Cámara de Comercio de Gijón; Juan Manuel Ballesteros, Director Comercial de B. Santander, Pablo Junceda, director general del Banco Sabadell-Herrero; Jorge Luis Sanchez, Gerente de Audi Tartiere Auto; Carlos Prieto Subdirector de El Comercio; Sabino García, presidente de TSK; Juan Alvargonzález, empresario naviero; Jesus Kocina, Presidente Grupo AVS Marcelino Fernández, director de la zona de Gijón de Caja Rural de Asturias; Eloy Méndez, redactor jefe de La Nueva España de Gijón; Carlos Ranera, Director ONTIER Asturias; Daniel Otero, director de COPE Asturias; José Mª de Rato, director de Onda Cero Asturias; Manuel Louzao, ex presidente de la AAVV de La Providencia; Pedro Martin, delegado de Europa Press en Asturias, y Santiago Gonzalez, editor y delegado de AMREF África Asturias; Acuerda y concede el Premio Gijonés del Año 2022 al Jesuita gijonés Monseñor D. Enrique Figaredo Alvargonzalez.

El jurado valoro la generosidad y trabajo de este gijonés en Camboya donde ha desarrollado su labor misionera. Enrique Figaredo, conocido por todos los gijoneses y asturianos por Kike Figaredo, lleva 37 años en Camboya como misionero. En el año 2000 es nombrado Prefecto Apostólico de Battambang (equivalente a obispo en zonas de misión) y desde el año 2006 es presidente de Cáritas Camboya. Kike Figaredo siempre ha trabajado por las personas; “Los proyectos son un medio para llegar a las personas por que cualquier proyecto carece de valor si en medio no ponemos a las personas”.

El premiado ha centrado su ayuda en Camboya con los discapacitados, la educación, agricultura, sanidad y proyectos socios económicos e infraestructuras. Por ello ha sido estandarte de la lucha en contra de las minas antipersona, una lacra que afecta a Camboya desde la guerra civil que sufrió el país. Además es de destacar, en los últimos años, sus proyectos de salud mental. Un problema que atañe a miles de camboyanos con discapacidades mentales que nunca han sido atendidos ni tratados. A través de Cáritas y la Prefectura Apostólica de Battambang se ha puesto en marcha un proyecto que en la actualidad llega a más de mil personas para que puedan recibir un tratamiento acorde a sus enfermedades mentales, algo impensable en aquel pais a través de la salud pública.

Kike Figaredo es responsable de dos organizaciones que suman más de 500 colaboradores; la Prefectura Apostólica de Battambang y Cáritas Camboya que tiene un impacto anual en más de 50.000 camboyanos.